¿Para qué crear un ePortfolio?

Hay un blog imprescindible para todos los que estamos convencidos de la importancia del Portfolio Digital o ePortfolio en el proceso de aprendizaje y que aquellos que no están convencidos deberían leer Sonrisa

En el blog de Helen Barrett, ePortfolios for Learning, encontraremos suficiente información al respecto, pero ha publicado un artículo recientemente que contiene, en mi opinión, tres de los beneficios esenciales de un portfolio, que resumo aquí:

  • La tecnología permite a los estudiantes tomar el control de su propio aprendizaje: el portfolio puede ayudar a los alumnos a desarrollar las habilidades necesarias para expresar su propio punto de vista, sus fortalezas, debilidades y logros y tomar conciencia de ellos.
  • El principal lector de un Portfolio es el alumno. El proceso de crear su portfolio le ayudará a documentar y comprender sus motivaciones y pasiones.
  • Un Portfolio puede servir para que el alumno construya una identidad online positiva, una marca personal.

Si te ha interesado este artículo, deja un comentario y únete a la conversación. También puedes suscribirte a la lista de correo o usa los links RSS para recibir actualizaciones.

Invierte tu clase (The Flipped Classroom)

En los últimos meses, términos como Flipped Classroom o Flipped Instruction están volviéndose más y más populares en redes como Twitter, impulsados en parte por el enorme éxito que está cosechando Khan Academy.

image

fotografía: jurvetoson via photopin

¿Qué es The Flipped Classroom?

Se trata, muy simplificadamente, de invertir el orden tradicional en el que el profesor explica la materia en clase y los alumnos hacen sus deberes en casa.

Con este modelo lo que se pretende precisamente es grabar algunas explicaciones teóricas en vídeos de 3 a 5 minutos y hacer que los alumnos las vean en casa. El tiempo que pasan en clase se emplea entonces para resolver dudas, trabajar los conceptos aprendidos y maximizar la interacción entre ellos y el profesor.

¿De dónde surge?

Este modelo no es nuevo, pero se dio a conocer bajo el nombre de “The Flipped Classroom” por los profesores Jonathan Bergman y Aaron Sams en el año 2007 cuando empezaron a grabar sus clases para que los alumnos que estaban enfermos pudieran seguirlas desde casa.

Actualmente, profesores como Ramsey Musallam están utilizando aproximaciones más constructivistas de este modelo utilizando, junto a los vídeos, sesiones de investigación más abiertas, desarrollo de pequeños resúmenes por parte de los alumnos, utilización de estructuras visuales comunes para representar conceptos relacionados… etc.

Aspectos a favor

  • Los alumnos pueden acceder a los contenidos y seguirlos a su propio ritmo. Aquellos que por enfermedad u otro motivo no asisten a clase no se quedan “perdidos”.
  • Se maximiza el tiempo en el que el profesor puede interaccionar con los alumnos, resolver sus dudas y proporcionar experiencias de aprendizaje más personalizadas.
  • La tecnología se convierte en una herramienta facilitadora: existen gran cantidad de aplicaciones para hacer screencasts y la posibilidad de alojarlos en páginas como vimeo o youtube permiten reproducir los vídeos en cualquier dispositivo sin preocuparse por aspectos de compatibilidad ni limitar a los alumnos a usar uno concreto.

En contra

  • El principal argumento que puede presentarse es que si el profesor no va más allá, limitarse a “leer” las clases y entregarlas en vídeo nos recuerda a los peores modelos pedagógicos que todos hemos sufrido.
  • Este modelo por si solo no es suficiente y no se puede utilizar en todas las asignaturas ni para todos los contenidos. Requiere que el profesor explique muy claramente a los alumnos la dinámica que se va a seguir.
  • Se supone que todos los alumnos van a tener acceso online fuera del colegio para poder ver los vídeos.

Mi experiencia

En SEK-Alborán ya estuvimos trabajando durante el curso pasado con vídeos para apoyar el uso de algunas aplicaciones y con bastante éxito en la asignatura de Tecnología.

Los beneficios fueron interesantes y se reflejaron rápidamente en la dinámica del aula: los alumnos se hicieron mucho más autónomos, podían acceder a los vídeos en cualquier momento y aquellos que faltaban a clase rápidamente se podían poner al día.

Introducir el vídeo supuso una motivación extra en los alumnos y conseguimos maximizar el tiempo de trabajo e investigación dentro del aula: resolviendo las lagunas que los alumnos tenían en cada caso y favoreciendo a aquellos menos aventajados en competencias TIC que podían repetir los vídeos una y otra vez hasta dominar su contenido, mientras que el resto se animaba a explorar nuevas posibilidades profundizando mucho más en los proyectos.

Más allá de invertir o no el orden de la clase, el uso de vídeos creados por el profesor puede ser una buena forma de crear contenidos digitales para el aula que facilite el aprendizaje de los alumnos.

Más recursos

Si te ha interesado este artículo, deja un comentario y únete a la conversación. También puedes suscribirte a la lista de correo o usa los links RSS para recibir actualizaciones. En próximos posts hablaremos de formas de implementar este modelo y las herramientas que podemos utilizar.

Una comunidad de creadores e innovadores: la clave del éxito del blended learning

Imagen creada por Fracisco Javier Nevado Gómez, profesor de SEK-Alborán

A la hora de abordar la transición desde un plan de estudios basado en el libro de texto como eje central a lo que algunos denominan «libros digitales» o currículum digital, muchos desconocen que se están refiriendo ni más ni menos que al tradicional Blended Learning revisado a la luz de las nuevas posibilidades que nos ofrece la tecnología en el aula: combinar clases presenciales con contenidos y actividades online que bien diseñadas, deben ofrecer una experiencia de aprendizaje personalizada.

A nadie se le escapa que  la peor aproximación que puede darse – y la más frecuente – es la de sustituir el libro de texto por contenidos digitales (muchas veces simples pdf) en una plataforma online a la que los alumnos acceden de forma secuencial y uniforme: una imagen calcada a la del tristemente tradicional «abrid el libro por la página 50…»

Dejando a un lado consideraciones técnicas respecto al número de ordenadores, el ancho de banda suficiente para permitir a los alumnos acceder a los contenidos formativos o quién debe crearlos, hay dos aspectos cruciales para que esa transformación hacia el blended learning sea un éxito:

  • Permitir que los alumnos dejen de ser solamente consumidores y se conviertan en productores de contenidos digitales: Las actividades que diseñemos deben permitir a los alumnos crear, publicar, mezclar y compartir sus creaciones.
  • Abrir las paredes del aula y permitir la colaboración entre clases, comunidades y culturas. Las actividades en la plataforma LMS deben propiciar el trabajo colaborativo con el compañero de al lado y gracias a Internet, con alumnos de otros colegios o países. Se pueden diseñar clases simultáneas usando videoconferencia con otros centros, buscar información contactando con expertos… etc.

Compartir las producciones con compañeros y profesores, publicarlas en redes externas al colegio (teniendo en cuenta aspectos relativos a la privacidad y derechos de autor), recibir feedback y sentirse valorado, puede suponer un revulsivo en la implicación del alumno en su propio aprendizaje: Las actividades ya no sirven solo para aprobar, sino que al ser compartidas permiten al alumno esforzarse, demostrar su talento y tomar decisiones en función del público al que van dirigidas desarrollando aspectos tan importantes como aprender a aprender, encontrar su propia voz y crear con un propósito.

Si logramos esto, la plataforma LMS dejará de ser el centro del proceso de aprendizaje para convertirse en un elemento transformador de la propia experiencia: un lugar de encuentro virtual entre todos los miembros que forman la comunidad escolar, la escuela a un click en cualquier parte del mundo.

¿Qué ocurre en Internet cada 60 segundos?

Os dejo aquí una fantástica imagen que refleja de forma visual las cosas que pasan en Internet cada 60 segundos. Es de la agencia go-globe.com:

Cosas que pasan en Internet cada 60 segundos

Vía Microsiervos

Entrevista a Marc Prensky

Interesantísimo el programa Redes en el que Eduardo Punset entrevista a Marc Prensky sobre la revolución que necesita la educación y el papel que las redes sociales y los videojuegos tienen en la adquisición de nuevas habilidades en nuestros jóvenes.

Prensky fue uno de los ponentes en el Global Education Forum, puedes ver todos los vídeos de los participantes aquí.