Etiquetado: tips

Cómo activar las restricciones en el iPad

Hoy quiero compartir con vosotros un pequeño tutorial que realicé sobre cómo activar las restricciones en un iPad para evitar que un menor pueda hacer cosas como navegar por páginas con contenido para adultos, reproducir música o películas con contenido explícito o realizar videoconferencias por FaceTime, por ejemplo.

La restricción para páginas con contenido para adultos es especialmente útil porque 24Safari será capaz de bloquear razonablemente bien búsquedas inapropiadas en Google o Youtube.

Como se puede ver en el vídeo, esta configuración es muy sencilla de realizar pero sorprendentemente muchas personas desconocen la existencia de esta funcionalidad en el iPad.

Solo debemos ir a Ajustes, activar las restricciones dentro de la sección General y proteger esas restricciones con un código, pero es mejor ver el vídeo:

Cómo activar las restricciones en el iPad

La mejor forma de que nuestros alumnos e hijos usen el iPad y otros dispositivos de forma segura es enseñándoles con nuestro ejemplo y compartiendo con ellos sus primeros pasos al usar la tecnología. Estos controles parentales nunca vienen mal, pero no pueden sustituir la confianza suficiente para que nos cuenten cuando algo no va bien, ni nuestra atención mientras están usando cualquier dispositivo.

¿Cuál es la diferencia entre hacer un Proyecto y el Aprendizaje Basado en Proyectos?

Aprendizaje Basado en Proyectos (Aula Planeta)
Cómo aplicar el Aprendizaje Basado en Proyectos – Aula Planeta

Cuando hablamos de integrar la tecnología en el aprendizaje de forma casi automática nos viene a la cabeza una idea parecida a ésta: esta App puede ser interesante, así que diseñaré un proyecto y que los alumnos la utilicen para… no, un momento, esa no es la forma.

Si pensamos así, estamos hablado de hacer un proyecto: El escenario más habitual es que una vez “les explique a los alumnos” tal o cual cosa “y la aprendan”, tendrán que hacer “un trabajo, powerpoint, prezi, glogster, podcast, wiki…” para, en el mejor de los casos, “exponerlo en clase”.

Esta forma de trabajar seguramente se convertirá en “un parche”, un añadido más a todo lo que ya tengo que conseguir con los chicos: currículum nacional, autonómico, planes de mi escuela, examinar, corregir… y así no vamos a conseguir llegar a ninguna parte.

El Aprendizaje Basado en Proyectos está conectado con una situación real, el “producto” que crearán los alumnos será diferente de un equipo de trabajo a otro y durante la realización del proceso, los alumnos irán aprendiendo aquello que necesiten y quieran saber.

La imagen que acompaña a este post pertenece a Cómo aplicar el Aprendizaje Basado en Proyectos en 10 pasos, del blog de Aula Planeta y del que recomiendo su lectura.

En el blog Fried Technology han publicado una magnífica tabla con las diferencias entre hacer proyectos y el Aprendizaje Basado en Proyectos y que traduzco libremente aquí. Espero que os resulte útil:

Un proyecto El Aprendizaje Basado en Proyectos…
  • Puede hacerse en casa sin la ayuda del profesor o de un equipo de compañeros.
  • Requiere la guía del profesor y la colaboración de un equipo.
  • Puede ser descrito en detalle por el profesor en una hoja.
  • Incluye muchos “Necesitamos saber” por parte de alumnos y profesores.
  • Se usa cada año y por lo general se centran en un producto (hacer un cartel, una presentación, un diorama…)
  • Es oportuno, complejo y lleva un tiempo planificarlo y ponerlo en práctica.
  • El trabajo del profesor se realiza principalmente cuando el trabajo se ha terminado.
  • El trabajo del profesor se realiza principalmente antes de que comience el trabajo.
  • Los estudiantes no tienen muchas posibilidades de tomar decisiones durante el trabajo.
  • Los alumnos toman la mayoría de las decisiones durante todo el trabajo y a menudo sorprenden al profesor.
  • Se basa en las directrices del profesor y se hace “como el año pasado”.
  • Se basa en preguntas que abarcan todos los aspectos del aprendizaje y que al producirse, establecerán la necesidad de conocimientos.
  • A menudo se evalúan en base a las percepciones del profesor que pueden ser o no compartidas explícitamente con los alumnos como la limpieza.
  • Se evalúa sobre la base de una rúbrica claramente definida o modificada específicamente para el proyecto.
  • Es cerrado. Cada proyecto tiene el mismo objetivo.
  • Es abierto. Los alumnos toman decisiones que determinan el resultado y la ruta de la investigación.
  • No puede usarse en el mundo real para resolver problemas reales.
  • Podría proporcionar soluciones en el mundo real a problemas reales, aunque no puedan ser implementadas.
  • No es particularmente relevante para la vida de los alumnos.
  • Es relevante para la vida actual o futura de los alumnos.
  • No se parece al trabajo realizado en el mundo real.
  • Es igual, o se parece mucho al trabajo realizado en el mundo real.
  • No incluye un escenario o una información de contexto o no está basado en hechos que ya han sido resueltos.
  • Es escenario o simulación es real, o si es ficticio, es realista, entretenido y oportuno.
  • Se basa con frecuencia en una herramienta, por si misma, como “hacer un Prezi”.
  • Usa la tecnología, las herramientas y las prácticas del entorno de trabajo con un propósito adecuado. Los alumnos eligen las herramientas de acuerdo a sus necesidades.
  • Se produce después de que el “aprendizaje real” haya ocurrido y son solo “el postre”.
  • Es la forma en la que los alumnos aprenden realmente.
  • Todos los trabajos son iguales.
  • Los trabajos realizados por los alumnos son diferentes.

Podéis consultar el post original aquí.

Cómo usar Facebook en el aula: Páginas y Grupos

facebook

Este post forma parte de una serie en la que hablo sobre cómo usar Facebook en el aula. En los dos anteriores he tratado aspectos relacionados con el perfil de un profesor en Facebook y qué cuestiones deben tenerse en cuenta antes de trabajar en Facebook con nuestros alumnos.

La mayoría de profesores con los que suelo hablar tienen muy arraigada la creencia de que para usar Facebook con sus alumnos deben aceptarlos como amigos, pero esto no tiene por qué ser así.

Crea una página de Facebook

Una página de Facebook puede ser una fantástica forma de trabajar en un proyecto. Los alumnos podrán seguir la página para estar informados, solo tienen que darle a Me Gusta, pero también pueden encargarse ellos mismos de gestionarla.

Podréis publicar los avances en el proyecto que estéis realizando, noticias relacionadas con el mismo, imágenes, blogs, vídeos… etc. Los comentarios a las publicaciones pueden ser una fuente muy enriquecedora para el trabajo de todos.

Una página es pública y por lo tanto cualquier usuario de Facebook puede darle a Me Gusta y seguir las publicaciones, lo que puede tener sus inconvenientes. Sin embargo, dependiendo del proyecto y de la situación, hay una ventaja que para mí justifica todos los posibles inconvenientes: Los alumnos podrán realizar un trabajo para una audiencia “real”, ya que cualquier persona podrá seguir la página y participar con sus comentarios.

Crea un grupo de Facebook

Al contrario que las páginas de Facebook, los grupos suelen ser privados. Crear un grupo es muy fácil y sólo los miembros que tú aceptes podrán participar en él, lo que preserva la privacidad de tus alumnos y les permitirá trabajar en proyectos colaborativos.

Todos los integrantes del grupo pueden realizar publicaciones e interactuar en las de los demás.

Establece roles de trabajo

Cuando hablamos de trabajo colaborativo es buena idea asignar roles a los integrantes del grupo y de esa forma repartir las responsabilidades. Lisa Nielse indica en este post  algunos roles que me parecen muy apropiados y que pueden asignarse no solo a los alumnos sino también a otros profesores del equipo (lamento los nombres de algunos de ellos, en cuanto disponga de una traducción mejor los actualizaré):

  • Co-moderador: puede ayudarte en las tareas de moderación de la página o del grupo o asumir las tuyas si no estás disponible en algún momento.
  • Nurturers: se encargan de saludar a los nuevos miembros y de dar retroalimentación positiva.
  • Responders: son buenos realizando comentarios y se encargan de hacer que los mensajes, ideas y contribuciones del resto de miembros sean reconocidos.
  • Pushers: realizan preguntas que ayudan a profundizar en el diálogo del grupo.
  • Sharers: siempre están encontrando y compartiendo buenos recursos para enriquecer la conversación.
  • Monitores: Pueden alertarte de cualquier actividad que requiera tu atención.

Seguro que ahora las posibilidades para usar Facebook en el aula empiezan a multiplicarse. 

Como siempre, te animo a seguir el blog para recibir las novedades y a compartir tu experiencia en los comentarios. Si este post te ha parecido interesante, por favor, compártelo en tus redes sociales.

Gracias.

Cómo usar Facebook en el aula – Facebook para profesores II

 

facebook en el aula

En el post anterior comenté algunos consejos útiles para la hora de mantener un perfil en Facebook para uso personal o profesional, especialmente si eres profesor. En este post trataré algunos aspectos que deberías tener en cuenta si decides usar Facebook en clase con tus alumnos.

¿Dos perfiles separados o solo uno?

Si vas a usar Facebook en el aula con tus alumnos seguramente se te habrá pasado por la cabeza crear una cuenta separada de la tuya personal. Te aconsejo que si no lo has hecho aún, leas el primer post de esta serie en el que se tratan temas como la política de uso o la organización de contactos en Facebook y después decidas qué opción es la mejor para ti.

Comunica tu intención de usar Facebook en el aula

Una vez tienes clara la intención de usar Facebook, te aconsejo que lo comentes con la coordinación TIC de tu centro, que te ayudará a perfilar el proyecto. También es buena idea que lo comuniques a la dirección, jefatura de estudios o cualquier otra coordinación pedagógica que te supervise.

Creo que antes de empezar también es buena idea comentarlo con tus alumnos. Esto te va a dar un feedback interesante: verás sus reacciones y si la idea les parece interesante o no, incluso pueden aportar sus puntos de vista, lo que enriquecerá la experiencia.

Ten en cuenta la edad legal

En España la edad legal para registrarse en una red social es de 14 años, aunque en Facebook indican que debes tener al menos 13 años .

Sobre si los menores deben estar o no en las redes sociales hay un amplio debate y no faltan experiencias educativas en las que alumnos menores de 13 años trabajan en una red social con éxito.

Para tener un punto de vista diferente, te animo a leer este post de Enrique Dans que aunque ya tiene algún tiempo, sigue resultando interesante.

Decide por ti mismo, pero si los alumnos tienen menos de 13 años, contar con el permiso por escrito de los padres y de los responsables del centro es una buena idea ante futuros problemas.

Si tus alumnos ya están en Facebook, mucho mejor

Al hilo de lo anterior, siempre será más fácil empezar una experiencia en Facebook si la gran mayoría de tus alumnos ya son usuarios de la red social y conocen su manejo aunque sea de forma básica.

Aclara para qué se va a usar Facebook en tu clase

Es muy importante que comuniques unas normas claras de uso de la red social. Deberás indicar el propósito y las normas de trabajo en el proyecto, explicando a los alumnos que sólo deberán publicarse mensajes relacionados con la asignatura, corrección a la hora de expresarse y sobre todo, respeto a cualquier punto de vista que otro pueda aportar.

Repasa con tus alumnos las opciones de privacidad

Ya que os vais a desenvolver en Facebook tanto en clase como fuera de ella y que “gracias” a la actividad tanto los alumnos como tu vais a estar conectados en la red social, es muy recomendable que revises con tus alumnos las opciones de privacidad que Facebook pone a su disposición: qué comparten con quién, normas para aceptar amigos o no, imágenes de perfil… etc.

Este tipo de consejos que solemos dar a los alumnos suelen caer en saco roto, pero sí que se los toman muy en serio cuando se trata de cooperar en un proyecto que utiliza Facebook como plataforma: empiezan a ver el impacto que sus publicaciones en línea pueden tener en el resto de compañeros y de su profesor, lo que a la larga será muy beneficioso para ellos.

En el Centro de Seguridad para las Familias de Facebook puedes encontrar información muy útil para trabajar con tus alumnos.

Aceptar a las familias depende de ti

Dependiendo del proyecto y de las familias, puedes encontrar que algunas te pidan solicitudes de amistad o poder “participar” en la experiencia. Esto puede suponer un problema o una excelente oportunidad para que participen y valoren el trabajo que están realizando sus hijos.

Al igual que en el post anterior, hay que ser consistentes: o aceptamos a todas las familias involucradas que lo soliciten o no aceptamos a ninguna.

Como siempre, si quieres compartir tu punto de vista utiliza los comentarios y anima la conversación. Si este post te parece interesante compártelo en tus redes sociales.

En el siguiente post de esta serie trataremos sobre las dos formas más apropiadas de usar Facebook con tus alumnos. Puedes suscríbete al blog para recibir las actualizaciones.

Muchas gracias

Facebook para profesores I

logofacebook

Facebook suele ser una herramienta muy útil para un profesor pero también puede llegar a convertirse en un verdadero infierno. Comienzo una serie de posts en los que intento resumir algunos consejos que pueden ayudarte a organizar un poco mejor tu presencia en esta red social. 

Facebook para profesores: uso personal y profesional

Lo primero que deberías hacer si te planteas usar Facebook para desarrollar tu perfil profesional o usarlo en alguna actividad de clase, es consultar la política de comunicaciones en redes sociales de tu centro. Es frecuente que esta política exista en centros privados o de enseñanzas superiores y en ella encontrarás un marco que definirá lo que puedes hacer y lo que no.

Usa una única cuenta. Muchos profesores optan por crear una cuenta para uso personal y otra para uso profesional. Esto a la larga provocará que dejes de usar una de las dos (casi con seguridad la profesional), pero es que al hacer eso estás violando la política de uso de Facebook : a los usuarios no se les permite tener más de una cuenta de Facebook o hacer cuentas a nombre de otras personas y llegado el caso, podrían decidir borrar uno de los dos perfiles.

Usa los grupos para organizar a tus contactos en Facebook.

compartirenfacebook

Dentro de las opciones de seguridad que Facebook nos ofrece hay una que puede ser bastante interesante y es la de agrupar a nuestros contactos en distintos grupos. Así, podemos diferenciar entre familia, colegas de trabajo, amigos, alumnos, familias… ahora habrá que seleccionar, cada vez que publiquemos algo, con qué grupo queremos compartirlo.

Tu imagen de portada y de perfil son públicas por defecto

 Cuida tu imagen: Aunque pensemos que nuestra cuenta personal es completamente independiente de nuestra imagen profesional, esto realmente no es así. Cualquier persona puede ver tu imagen de portada y si no lo limitas, también tu imagen de perfil, así que piénsalo dos veces antes de publicar lo que cualquiera podría ver, incluido tu futuro jefe 😉

Ten tu perfil ordenado y actualizado

Independientemente de cómo organices los grupos de contactos, repasa seriamente en todas las páginas a las que le has dado a Me Gusta. Los alumnos valoran mucho conocer algo de la vida y gustos de sus profesores, pero es evidente que ciertos intereses incluidos en tu perfil de Facebook podrían suponer un problema.

Se consistente a la hora de aceptar contactos en Facebook.

Tanto si has decidido tener una única cuenta como dos cuentas separadas, ten una política clara a la hora de aceptar a amigos en Facebook.

Si aceptas a unos alumnos y a otros no, alguien puede sentirse ofendido, especialmente si no has indicado de forma clara en qué casos aceptas solicitudes de amistad. Igualmente va a ocurrir con las familias de tu centro.

Comunica que pueden seguirte. Es una opción poco conocida de facebook, pero cualquiera puede seguirte sin tener que ser necesariamente tu amigo en la red social. Tus seguidores solo verán las actualizaciones que marques como públicas. Por lo que he visto hasta ahora, cada vez que alguien te pide una solicitud de amistad, se convierte en seguidor tuyo aunque no la aceptes.

En el siguiente post me detendré en cómo empezar a usar Facebook para sacarle el máximo partido en clase con tus alumnos.

Si tienes algún consejo, truco o experiencia que quieras compartir, te animo a hacerlo en los comentarios.

Si este artículo te parece interesante, compártelo en tus redes sociales. También puedes suscribirte al blog para recibir actualizaciones.

Hasta la próxima semana.

WhatsApp en el colegio: Consejos sobre grupos de profesores

111114_1135_Consejossob1.png

Esta semana continuo con el uso de WhatsApp en el colegio y si hace un tiempo comentaba el uso de esta herramienta con alumnos, hoy me gustaría hablar de los grupos que se forman para coordinar equipos de trabajo de profesores.

WhatsApp en el colegio: una herramienta con posibilidades

Junto a los grupos en los que participan compañeros y que suelen tener un tono muy distendido, empiezan a proliferar grupos creados por algún responsable (director, jefe de departamento, coordinador, etcétera) que se usan para coordinar el trabajo y transmitir información rápidamente al equipo.

No cabe duda de que en ciertos casos un grupo de estas características puede ser de gran ayuda, especialmente en situaciones que requieran una actuación ágil o para recabar información al instante.

Mi experiencia personal ha sido en este sentido muy positiva pero he de decir que los grupos de WhatsApp que mejor han funcionado fueron aquellos en los que sus miembros ya formaban un buen equipo. El grupo de WhatsApp contribuyó muchísimo a la buena sintonía del equipo, especialmente en momentos de gran carga de trabajo.

Debemos tener en cuenta que el teléfono móvil es un elemento que nos suele acompañar durante todo el tiempo y recibir notificaciones de un grupo del colegio en las horas en las que no estamos trabajando puede ser una fuente muy importante de estrés que contribuya a la sensación de no poder desconectar.

Si aun así decidimos crear o formar parte de un grupo de WhatsApp en el colegio, aquí os dejo algunas ideas que pueden ser útiles para su gestión:

Cuidar los horarios

Lo primero que debemos tener claro al crear estos grupos en un colegio sería en qué momentos creemos que los profesores van a poder consultar los mensajes del grupo. Un profesor no debería consultar los mensajes de WhatsApp en horas de docencia y mucho menos mantener conversaciones por esta herramienta delante de sus alumnos. El responsable del grupo debe velar porque los mensajes que se envíen en horario lectivo sean los mínimos.

Evitar enviar mensajes del tipo “recordad que…”, “mañana necesito…” fuera del horario laboral. El tiempo personal de cada uno es sagrado y estos mensajes pueden interpretarse como una forma de presión.

Importante: Números de teléfono personales y estados visibles para todos

Los números de teléfono son visibles para todos los miembros del equipo. Si se trata de números corporativos esto no es un problema, pero la situación de verse incluido en un grupo de WhatsApp sin previo aviso y que tu número de teléfono personal sea compartido con todo un equipo de trabajo puede no ser muy agradable.

Para evitar esto, lo mejor es avisar a todos los integrantes del grupo antes de crearlo. De esta forma sabremos si alguien no está de acuerdo en que su número sea incluido en la lista, evitando la incómoda situación de que abandone el grupo nada más crearse y se deban dar explicaciones al resto sobre lo ocurrido.

Todos en el grupo podrán ver tu imagen de perfil y tu estado, incluido el responsable del equipo, por lo que tendrás que cuidar tu marca personal y evitar estados o imágenes que de una u otra forma puedan ser malinterpretados por los demás miembros del grupo.

Cuidado con la presión que puedan ejercer estos grupos de WhatsApp en el colegio

La presión social que los grupos de WhatsApp pueden ejercer entre compañeros de trabajo puede ser problemática. Por determinadas circunstancias alguien puede desear no pertenecer al grupo y el hecho de pensar que al abandonarlo otros crean que ya “no se está alineado” puede ser origen de presiones y conflictos laborales poco deseables.

Algunas normas de sentido común

Nada más crear el grupo el administrador debería indicar unas normas claras haciendo alusión por ejemplo a los temas que pueden tratarse, los horarios adecuados, y prohibir especialmente el envío de imágenes de alumnos por WhatsApp. Cuando alguien no cumpla las normas se le debe avisar de forma clara y preferiblemente en privado.

Igualmente, nunca debemos dirigirnos alguien en particular usando el grupo, para ello es mejor un mensaje privado.

La mayoría de estas ideas que comento en el post son aplicables a muchas otras situaciones en las que se establezcan comunicaciones de grupo, no solo en WhatsApp.

Curiosamente he comprobado que mucha gente es capaz de manejarse muy bien en grupos de correo o foros con su equipo de trabajo y sin embargo olvida todas estas cuestiones cuando se comunica por un grupo de WhatsApp en el colegio.

Como siempre me gustaría contar con tus ideas y experiencias sobre el tema en los comentarios.

Hasta la próxima semana.

WhatsApp con alumnos? Mejor piénsalo dos veces

Últimamente escucho y sobre todo leo que usar WhatsApp con alumnos es una fantástica forma de comunicación. A los omnipresentes grupos de padres y madres que queramos o no, ya forman parte del ecosistema educativo, se están sumando grupos en los que participan conjuntamente alumnos y profesores.

Sobre si es o no conveniente usar WhatsApp con alumnos la respuesta es que debemos actuar como con cualquier otra herramienta: será más o menos adecuando dependiendo de las características del grupo y de los objetivos que pretendamos, aunque en este caso personalmente no estoy muy a favor.

 

Atento a la privacidad y la edad legal al usar WhatsApp con alumnos.

Con WhatsApp debemos ser extremadamente cautelosos ya que su uso supone que los números de teléfono serán visibles para todos los miembros del grupo y no todos pueden estar de acuerdo en compartir esta información.

Por muy sanas que sean las relaciones entre profesores y alumnos creo que hay barreras que no deben saltarse, especialmente cuando tratamos con determinadas edades.

La edad de los alumnos es otro factor importante. En España un menor de 14 años no puede dar su consentimiento para el tratamiento de datos que requiere darse de alta en una red social o usar una aplicación móvil como WhatsApp. El hecho de que los alumnos tengan un teléfono con esa aplicación instalada no quiere decir que los padres hayan dado el consentimiento para su uso y mucho menos que estén de acuerdo en que se utilice para una actividad escolar.

 

¿Te has planteado cómo quedará tu proyecto si una familia se opone al uso de WhatsApp? Es muy probable que esto ocurra.

Es altamente recomendable que pidas el consentimiento por escrito de las familias antes de lanzarte a crear el grupo. Al igual que con cualquier otra red social, lo mejor es que informes a los supervisores de tu centro sobre cuáles son tus intenciones. El jefe de estudios, de departamento, coordinador tic y por supuesto el director, deben conocer los detalles del proyecto que incluye WhatsApp.

 

Establece unas normas muy claras

Una vez que tengas el visto bueno de todo el mundo y te sientas respaldado para crear tu grupo de WhatsApp, informa a los alumnos sobre el objetivo del grupo, los horarios para enviar y los tipos de mensajes que son aceptados.

Comenta también con ellos las pautas generales de seguridad que deben seguir al usar el teléfono y muy especialmente en WhatsApp. Tendrás que lidiar con dos situaciones: alumnos chateando en clase sin saber muy bien si están en tu grupo y sospechas sobre la creación de grupos alternativos al que usas para tu proyecto.

 

Es un arma cargada para enviar un mensaje al grupo equivocado.

Créeme si te digo que alguna vez enviarás un mensaje, una foto o un vídeo a un grupo por error, si es que no te ha ocurrido ya. Las consecuencias de enviar un mensaje a un grupo de alumnos equivocadamente pueden ser devastadoras.

Hay que ser extremadamente cuidadosos con el texto de un mensaje ya que en las comunicaciones por WhatsApp solemos ser más relajados, usamos más iconos y una cosa es el contexto en el que tu envías un mensaje y otra muy distinta el contexto en el que pueda estar la persona que lo recibe, especialmente cuando hablamos de menores y adolescentes.

¡Cuidado con tu estado!

Todos los miembros de un grupo pueden ver tu estado e imagen de perfil por lo que deberás ser cuidadoso al elegirlos, especialmente si tienes alumnos en tus grupos, pero también si tienes entre tus contactos compañeros de trabajo y más aún si están por encima de ti en la cadena de mando.

 

¿Qué opinas tu?

Llegados hasta aquí, estoy seguro de que merece la pena darle una oportunidad a otros servicios que de entrada ofrezcan menos posibilidades de causar problemas que WhatsApp, pero me gustaría conocer tu opinión al respecto en los comentarios.

Hasta la próxima semana.

Cómo realizar capturas de pantalla fácilmente usando la herramienta Recortes

Recortar una zona de la pantalla es mucho más fácil con la herramienta Recortes que viene instalada en Windows 7. Nos permite editar rápidamente la zona recortada, guardarla como una imagen, copiarla o incluso enviarla por correo electrónico.

Comparto con vosotros este sencillo tutorial para aprender su manejo. Espero que os sea útil:

Reducir el tamaño de las imágenes usando la Galería de Fotos de Windows

Un aspecto fundamental a la hora de publicar imágenes en un blog o de compartirlas en Internet es reducir el tamaño del fichero: por un lado ahorraremos espacio de almacenamiento en nuestro blog y por otro reduciremos el tiempo de carga de las imágenes.

Aquí os dejo unos sencillos pasos que os permitirán usar el programa Galería de Fotos de Windows para reducir el tamaño de vuestras imágenes y prepararlas para subirlas a vuestros blogs:

En este ejemplo trabajaremos con un fichero de 1’80 MB tal y como se aprecia en la imagen:

Podemos buscar la imagen directamente en la Galería de Fotos de Windows o podemos hacer click con el botón derecho en la imagen que queremos subir al blog y seleccionamos Abrir Con -> Galería de Fotos

 

 

Nuestra foto aparece ahora abierta y debemos hacer click en el botón Editar, organizar o compartir:

 

 

Ahora veremos nuestra imagen en la galería de fotos de Windows. Hacemos click con el botón derecho en la imagen y seleccionamos Cambiar Tamaño:

En la ventana que aparece podemos seleccionar alguno de los tamaños predefinidos o indicar nosotros un tamaño deseado. También podemos decidir guardar la imagen reducida en otra carpeta:

Ahora tenemos la imagen guardada con el tamaño deseado, lista para subirla a nuestro blog:

Espero que este pequeño tutorial os sea de ayuda.

45 ideas para usar una cámara de vídeo en el aula

Cuando hablamos de usar una cámara de vídeo en el aula muchos profesores piensan inmediatamente en que son ellos los que deben grabar a los alumnos. Sin embargo, todo el potencial del vídeo se manifiesta cuando dejamos que sean los alumnos los que usen la cámara.

Esta magnífica presentación nos muestra varias formas de utilizar en el aula las cámaras de vídeo de bolsillo (la integrada en los tablets, en los móviles o las extintas flip). Contiene muchas ideas muy útiles para llevar a la práctica pero en todas ellas la clave reside en que necesiten poco tiempo de edición y sobre todo, que los propios alumnos sean los que elaboren los contenidos y se conviertan en los protagonistas del mismo, la calidad de la grabación no debería ser lo más importante.

¿Alguna sugerencia más?