Facebook para profesores I

logofacebook

Facebook suele ser una herramienta muy útil para un profesor pero también puede llegar a convertirse en un verdadero infierno. Comienzo una serie de posts en los que intento resumir algunos consejos que pueden ayudarte a organizar un poco mejor tu presencia en esta red social. 

Facebook para profesores: uso personal y profesional

Lo primero que deberías hacer si te planteas usar Facebook para desarrollar tu perfil profesional o usarlo en alguna actividad de clase, es consultar la política de comunicaciones en redes sociales de tu centro. Es frecuente que esta política exista en centros privados o de enseñanzas superiores y en ella encontrarás un marco que definirá lo que puedes hacer y lo que no.

Usa una única cuenta. Muchos profesores optan por crear una cuenta para uso personal y otra para uso profesional. Esto a la larga provocará que dejes de usar una de las dos (casi con seguridad la profesional), pero es que al hacer eso estás violando la política de uso de Facebook : a los usuarios no se les permite tener más de una cuenta de Facebook o hacer cuentas a nombre de otras personas y llegado el caso, podrían decidir borrar uno de los dos perfiles.

Usa los grupos para organizar a tus contactos en Facebook.

compartirenfacebook

Dentro de las opciones de seguridad que Facebook nos ofrece hay una que puede ser bastante interesante y es la de agrupar a nuestros contactos en distintos grupos. Así, podemos diferenciar entre familia, colegas de trabajo, amigos, alumnos, familias… ahora habrá que seleccionar, cada vez que publiquemos algo, con qué grupo queremos compartirlo.

Tu imagen de portada y de perfil son públicas por defecto

 Cuida tu imagen: Aunque pensemos que nuestra cuenta personal es completamente independiente de nuestra imagen profesional, esto realmente no es así. Cualquier persona puede ver tu imagen de portada y si no lo limitas, también tu imagen de perfil, así que piénsalo dos veces antes de publicar lo que cualquiera podría ver, incluido tu futuro jefe 😉

Ten tu perfil ordenado y actualizado

Independientemente de cómo organices los grupos de contactos, repasa seriamente en todas las páginas a las que le has dado a Me Gusta. Los alumnos valoran mucho conocer algo de la vida y gustos de sus profesores, pero es evidente que ciertos intereses incluidos en tu perfil de Facebook podrían suponer un problema.

Se consistente a la hora de aceptar contactos en Facebook.

Tanto si has decidido tener una única cuenta como dos cuentas separadas, ten una política clara a la hora de aceptar a amigos en Facebook.

Si aceptas a unos alumnos y a otros no, alguien puede sentirse ofendido, especialmente si no has indicado de forma clara en qué casos aceptas solicitudes de amistad. Igualmente va a ocurrir con las familias de tu centro.

Comunica que pueden seguirte. Es una opción poco conocida de facebook, pero cualquiera puede seguirte sin tener que ser necesariamente tu amigo en la red social. Tus seguidores solo verán las actualizaciones que marques como públicas. Por lo que he visto hasta ahora, cada vez que alguien te pide una solicitud de amistad, se convierte en seguidor tuyo aunque no la aceptes.

En el siguiente post me detendré en cómo empezar a usar Facebook para sacarle el máximo partido en clase con tus alumnos.

Si tienes algún consejo, truco o experiencia que quieras compartir, te animo a hacerlo en los comentarios.

Si este artículo te parece interesante, compártelo en tus redes sociales. También puedes suscribirte al blog para recibir actualizaciones.

Hasta la próxima semana.

WhatsApp en el colegio: Consejos sobre grupos de profesores

111114_1135_Consejossob1.png

Esta semana continuo con el uso de WhatsApp en el colegio y si hace un tiempo comentaba el uso de esta herramienta con alumnos, hoy me gustaría hablar de los grupos que se forman para coordinar equipos de trabajo de profesores.

WhatsApp en el colegio: una herramienta con posibilidades

Junto a los grupos en los que participan compañeros y que suelen tener un tono muy distendido, empiezan a proliferar grupos creados por algún responsable (director, jefe de departamento, coordinador, etcétera) que se usan para coordinar el trabajo y transmitir información rápidamente al equipo.

No cabe duda de que en ciertos casos un grupo de estas características puede ser de gran ayuda, especialmente en situaciones que requieran una actuación ágil o para recabar información al instante.

Mi experiencia personal ha sido en este sentido muy positiva pero he de decir que los grupos de WhatsApp que mejor han funcionado fueron aquellos en los que sus miembros ya formaban un buen equipo. El grupo de WhatsApp contribuyó muchísimo a la buena sintonía del equipo, especialmente en momentos de gran carga de trabajo.

Debemos tener en cuenta que el teléfono móvil es un elemento que nos suele acompañar durante todo el tiempo y recibir notificaciones de un grupo del colegio en las horas en las que no estamos trabajando puede ser una fuente muy importante de estrés que contribuya a la sensación de no poder desconectar.

Si aun así decidimos crear o formar parte de un grupo de WhatsApp en el colegio, aquí os dejo algunas ideas que pueden ser útiles para su gestión:

Cuidar los horarios

Lo primero que debemos tener claro al crear estos grupos en un colegio sería en qué momentos creemos que los profesores van a poder consultar los mensajes del grupo. Un profesor no debería consultar los mensajes de WhatsApp en horas de docencia y mucho menos mantener conversaciones por esta herramienta delante de sus alumnos. El responsable del grupo debe velar porque los mensajes que se envíen en horario lectivo sean los mínimos.

Evitar enviar mensajes del tipo “recordad que…”, “mañana necesito…” fuera del horario laboral. El tiempo personal de cada uno es sagrado y estos mensajes pueden interpretarse como una forma de presión.

Importante: Números de teléfono personales y estados visibles para todos

Los números de teléfono son visibles para todos los miembros del equipo. Si se trata de números corporativos esto no es un problema, pero la situación de verse incluido en un grupo de WhatsApp sin previo aviso y que tu número de teléfono personal sea compartido con todo un equipo de trabajo puede no ser muy agradable.

Para evitar esto, lo mejor es avisar a todos los integrantes del grupo antes de crearlo. De esta forma sabremos si alguien no está de acuerdo en que su número sea incluido en la lista, evitando la incómoda situación de que abandone el grupo nada más crearse y se deban dar explicaciones al resto sobre lo ocurrido.

Todos en el grupo podrán ver tu imagen de perfil y tu estado, incluido el responsable del equipo, por lo que tendrás que cuidar tu marca personal y evitar estados o imágenes que de una u otra forma puedan ser malinterpretados por los demás miembros del grupo.

Cuidado con la presión que puedan ejercer estos grupos de WhatsApp en el colegio

La presión social que los grupos de WhatsApp pueden ejercer entre compañeros de trabajo puede ser problemática. Por determinadas circunstancias alguien puede desear no pertenecer al grupo y el hecho de pensar que al abandonarlo otros crean que ya “no se está alineado” puede ser origen de presiones y conflictos laborales poco deseables.

Algunas normas de sentido común

Nada más crear el grupo el administrador debería indicar unas normas claras haciendo alusión por ejemplo a los temas que pueden tratarse, los horarios adecuados, y prohibir especialmente el envío de imágenes de alumnos por WhatsApp. Cuando alguien no cumpla las normas se le debe avisar de forma clara y preferiblemente en privado.

Igualmente, nunca debemos dirigirnos alguien en particular usando el grupo, para ello es mejor un mensaje privado.

La mayoría de estas ideas que comento en el post son aplicables a muchas otras situaciones en las que se establezcan comunicaciones de grupo, no solo en WhatsApp.

Curiosamente he comprobado que mucha gente es capaz de manejarse muy bien en grupos de correo o foros con su equipo de trabajo y sin embargo olvida todas estas cuestiones cuando se comunica por un grupo de WhatsApp en el colegio.

Como siempre me gustaría contar con tus ideas y experiencias sobre el tema en los comentarios.

Hasta la próxima semana.

littleBits: la electrónica es un juego de niños

littleBits: caja básicaDespués del parón navideño vuelvo a la carga con energías renovadas y nada mejor para hacerlo que hablando de cacharritos, que también me gustan muchísimo. Hace tiempo que quería mostrarte los littleBits, unos kits de construcción de circuitos muy en la línea de Moss, de los que también hablé hace ya un tiempo en este blog.

La mejor forma de conocer en qué consisten los littleBits es viendo a Ayah Bdeir, su creadora, en este vídeo de TED: se trata de pequeños bloques con diversas funciones que al unirse mediante imanes van formando circuitos electrónicos más o menos complejos.

Los módulos se conectan entre si mediante imanes y van añadiendo funciones al “circuito” o modificando su comportamiento. Se aprende investigando qué va a ocurrir cuando se coloca un bloque aquí o allí y de esta forma se elimina la complejidad de la electrónica para centrarse en las posibilidades que nos ofrece: interruptores, sensores, pulsos, sonidos, luces…

Con los littleBits puedes crear objetos interactivos

littleBits: ejemplos de proyectos

El único inconveniente que le veo para su uso en el aula es el pequeño tamaño de sus piezas, pero por lo demás todo son ventajas y es especialmente indicado para proyectos de Ciencias o Tecnología. 

Me gusta especialmente la posibilidad de mezclar todo tipo de materiales junto con los circuitos para hacer objetos que reaccionan a lo que ocurre a su alrededor. Desde huchas que emiten sonidos al caer una moneda hasta guitarras eléctricas.

Te dejo también el vídeo promocional de los littleBits en el que aparecen proyectos muy interesantes y por supuesto, la página oficial de los littleBits. Espero que te gusten:

Me despido esta semana deseándote un feliz año 2015 lleno de objetivos cumplidos. ¡Hasta la semana que viene!

El iPad en el aula: cómo aprovechar un solo iPad para toda una clase

Cuando hablamos de usar el iPad en el aula solemos referirnos al escenario en que cada alumno tiene su propio dispositivo. Parece que si no nos dan un iPad por alumno no hay nada que hacer. 

Desde mi experiencia personal he comprobado que los mejores resultados, casi siempre, ocurren cuando dejamos que dos alumnos colaboren con un dispositivo para realizar una tarea.

Está claro que con un poquito de iniciativa puede conseguirse muchísimo y me ha encantado este ejemplo del imprescindible blog Edutopia que quiero compartir contigo. En la experiencia se usa un iPad, pero podríamos hablar de cualquier Tablet, teléfono u ordenador.

El vídeo está en inglés y como siempre resumo a continuación el contenido más interesante del artículo, que es toda una fuente de ideas para aplicar en tu aula:

Un solo iPad en el aula

Kristin Weller es profesora en la Universidad de Florida y nos comenta su experiencia en una clase en la que encontró la manera de hacer que todos los alumnos pudieran sacarle partido al iPad.

Lo primero que hizo fue dominar la App Show-Me que permite crear vídeos sencillos en muy poco tiempo, al estilo Khan AcademyCon esta App podemos grabar un vídeo de lo que vamos dibujando en la pantalla del iPad mientras hablamos.

Gracias a esta herramienta Kristin creó tutoriales que compartió con sus alumnos para que les sirvieran de ayuda cuando no estuvieran en clase con ella.

Los alumnos realizan vídeos explicando cómo solucionar problemas matemáticos

Una vez dominada la herramienta comenzó a pensar en formas de aprovecharla más intensamente en sus clases y decidió que los alumnos crearían sus propios vídeos: agrupó a los alumnos en parejas en función de la confianza que tenían para resolver un tipo de problema matemático. La idea era que en cada pareja coincidiera un alumno confiado con uno que se sintiera menos seguro al resolverlos.

Con el iPad por turnos, el alumno más confiado de la pareja explicaba a su compañero cómo resolver el problema y esa explicación quedaba grabada en el iPad. Al acabar era el turno del otro estudiante que le explicaba cómo resolver el problema paso a paso a su compañero. Cuando una pareja había terminado, el iPad pasaba a la siguiente y se repetía el proceso de nuevo con los mismos problemas o parecidos. Mientras tanto el resto de alumnos trabajaba con papel y lápiz resolviendo problemas del mismo tipo.

Exponer el trabajo en la pizarra digital

Al acabar, la profesora proyectaba en la pizarra digital algunos de los vídeos que los alumnos habían grabado, se trataba de una nueva oportunidad para que otros alumnos de la clase pudieran ver una explicación diferente sobre cómo resolver el mismo problema.

Beneficios de la experiencia

Aunque la idea de trabajar con los alumnos en parejas no es nueva, lo cierto es que es una magnífica forma de sacar partido a la situación y Kristin destaca en el post una serie de beneficios:

  • Los alumnos explican paso a paso cómo resolver el problema mientras realizan la grabación aumentando su comprensión de las matemáticas.
  • Aprenden a analizar el trabajo de los demás y participar en debates sobre las diferentes maneras de resolver problemas.
  • Usar el iPad aumenta el compromiso y la participación.
  • Los alumnos están más motivados en demostrar lo que saben y aprenden a proporcionar ayuda a sus compañeros en los pasos más difíciles.
  • Los vídeos producidos por los alumnos son una forma de evaluación formativa.

En palabras de la propia Kristin:

“Tener sólo un solo iPad en el aula no ha limitado mi capacidad de utilizar la tecnología de manera efectiva con mis alumnos. Es una gran herramienta para el análisis de lo que mis estudiantes saben y pueden hacer, y que sin duda aumenta su participación, la motivación y el éxito en la clase de matemáticas.”

Espero tus comentarios sobre esta y otras experiencias que puedas conocer. ¡Hasta la próxima semana!

Podéis leer el artículo original, en inglés, aquí. Edutopía: Blended Learning: Working With One iPad

WhatsApp con alumnos? Mejor piénsalo dos veces

Últimamente escucho y sobre todo leo que usar WhatsApp con alumnos es una fantástica forma de comunicación. A los omnipresentes grupos de padres y madres que queramos o no, ya forman parte del ecosistema educativo, se están sumando grupos en los que participan conjuntamente alumnos y profesores.

Sobre si es o no conveniente usar WhatsApp con alumnos la respuesta es que debemos actuar como con cualquier otra herramienta: será más o menos adecuando dependiendo de las características del grupo y de los objetivos que pretendamos, aunque en este caso personalmente no estoy muy a favor.

 

Atento a la privacidad y la edad legal al usar WhatsApp con alumnos.

Con WhatsApp debemos ser extremadamente cautelosos ya que su uso supone que los números de teléfono serán visibles para todos los miembros del grupo y no todos pueden estar de acuerdo en compartir esta información.

Por muy sanas que sean las relaciones entre profesores y alumnos creo que hay barreras que no deben saltarse, especialmente cuando tratamos con determinadas edades.

La edad de los alumnos es otro factor importante. En España un menor de 14 años no puede dar su consentimiento para el tratamiento de datos que requiere darse de alta en una red social o usar una aplicación móvil como WhatsApp. El hecho de que los alumnos tengan un teléfono con esa aplicación instalada no quiere decir que los padres hayan dado el consentimiento para su uso y mucho menos que estén de acuerdo en que se utilice para una actividad escolar.

 

¿Te has planteado cómo quedará tu proyecto si una familia se opone al uso de WhatsApp? Es muy probable que esto ocurra.

Es altamente recomendable que pidas el consentimiento por escrito de las familias antes de lanzarte a crear el grupo. Al igual que con cualquier otra red social, lo mejor es que informes a los supervisores de tu centro sobre cuáles son tus intenciones. El jefe de estudios, de departamento, coordinador tic y por supuesto el director, deben conocer los detalles del proyecto que incluye WhatsApp.

 

Establece unas normas muy claras

Una vez que tengas el visto bueno de todo el mundo y te sientas respaldado para crear tu grupo de WhatsApp, informa a los alumnos sobre el objetivo del grupo, los horarios para enviar y los tipos de mensajes que son aceptados.

Comenta también con ellos las pautas generales de seguridad que deben seguir al usar el teléfono y muy especialmente en WhatsApp. Tendrás que lidiar con dos situaciones: alumnos chateando en clase sin saber muy bien si están en tu grupo y sospechas sobre la creación de grupos alternativos al que usas para tu proyecto.

 

Es un arma cargada para enviar un mensaje al grupo equivocado.

Créeme si te digo que alguna vez enviarás un mensaje, una foto o un vídeo a un grupo por error, si es que no te ha ocurrido ya. Las consecuencias de enviar un mensaje a un grupo de alumnos equivocadamente pueden ser devastadoras.

Hay que ser extremadamente cuidadosos con el texto de un mensaje ya que en las comunicaciones por WhatsApp solemos ser más relajados, usamos más iconos y una cosa es el contexto en el que tu envías un mensaje y otra muy distinta el contexto en el que pueda estar la persona que lo recibe, especialmente cuando hablamos de menores y adolescentes.

¡Cuidado con tu estado!

Todos los miembros de un grupo pueden ver tu estado e imagen de perfil por lo que deberás ser cuidadoso al elegirlos, especialmente si tienes alumnos en tus grupos, pero también si tienes entre tus contactos compañeros de trabajo y más aún si están por encima de ti en la cadena de mando.

 

¿Qué opinas tu?

Llegados hasta aquí, estoy seguro de que merece la pena darle una oportunidad a otros servicios que de entrada ofrezcan menos posibilidades de causar problemas que WhatsApp, pero me gustaría conocer tu opinión al respecto en los comentarios.

Hasta la próxima semana.

Un poco de paciencia

paciencia-L-mxF9fr

Recibir mensajes de lectores preguntando cuándo volverá la actividad a este blog me ha sorprendido. A algunos os conozco en persona, pero saber que hay alguien en otra parte del mundo que llegó a través de un buscador y se quedó, me ha dado ánimos para continuar.

Estoy “adecentando” esta casa digital para que ahora que somos más, nos encontremos más cómodos. La publicidad que WordPress.com incluía en mi blog a cambio de alojamiento gratuito no me convencía, por lo que decidí mudarme. Muchas gracias a LemonThink por ayudarme con todo esto.

Pronto volveremos a leernos, gracias por estar ahí 🙂

Vacaciones

Formentera_(515855533)

No quería irme de vacaciones sin despedirme de todos aquellos que habéis pasado por aquí en estos meses.

Lamentablemente no publico nada desde Marzo. Ha sido un curso muy intenso y me he visto obligado a atender todo aquello que era prioritario en el Mundo Real, pero he seguido escribiendo y espero que esos posts vean la luz algún día.

El próximo curso se presenta lleno de proyectos interesantes, pero ahora toca desconectar un poco y descansar.

Gracias por estar ahí, por suscribirte, por comentar y por compartir… nos vemos en Septiembre 🙂